Seleccionar página

Mario Gómez y González

chayogomezg@hotmail.com

Como bien afirmara el sabiondo y contumaz filósofo y estudioso de la política tabasqueña, Alfonso “poncho” Naranjo Cobián (para más y mejores señas, oriundo de Cunduacán y hermano de la actual alcaldesa de esa demarcación), “como la ley está en manos, de los que tendrían que estar en manos de la ley; luego, entonces, la política y el servicio público (funcionarios), es una actividad delictiva”.

Las recientes declaraciones del legislador local priista, Nicolás Bellizia Aboaff, quien se pronunció a favor de que apliquen evaluaciones constantes a funcionarios públicos, por el manejo de recursos y programas, a fin de que no se presenten casos como los que estamos viendo ahora en Tabasco, “alargándose” estos exámenes, a los diputados locales, realmente no tienen desperdicio y son dignas de tomarse en cuenta.

A unas cuentas horas de que los tabasqueños conozcamos el sexto y último informe de gobierno, las dudas y suspicacias aumentan sin el mayor control; ¿Qué se va a informar? ¿hubo avances significativos, como para echar las campanas al vuelo? ¿habrá reconocimiento de culpas? ¿O, por el contrario, se anunciará que ya están en las arcas de Paseo Usumacinta, el “titipuchal” de dinero para pagarle a todos los trabajadores, proveedores, medios de comunicación y periodistas, prestadores de servicios y, en fin, a todos aquellos a quienes les fueron requeridos servicios, pero que ahora les han salido con el tarareado canto de “no hay dinero”?

Técnicamente hablando, después del domingo 11 de este mes, todo habrá concluido; “todo está consumado”, pues el gobierno actual habrá bajado la cortina y ya no dará un solo golpe más, dedicándose, se espera, a limpiar la casa, arreglar los desperfectos, ponerla bonita, a fin de que los nuevos inquilinos (el gobierno entrante), pueda usarla de inmediato, en tanto le hacen los arreglos que juzguen convenientes y pertinentes para ofrecer una nueva o mejor versión del servicio público, la administración de los dineros del pueblo, presupuestos, infraestructura y programas para un mejor desarrollo social y económico.

Culminará pues el trabajo de una administración pública de muchos claroscuros; de muchos cuestionamientos, dudas e interrogantes por las altas expectativas que despertaron y sembraron en los tabasqueños, pero que pareciera que los resultados ofrecidos no fueron los que la gente esperaba y ahora, ya nos preparamos para escuchar el rosario de lamentaciones y pretextos del porqué “no funcionaron”; del porqué, la suerte les dio la espalda y pese a derrochar el mejor de sus esfuerzos y talentos, muy poco fue lo que se consiguió; pero eso sí, salieron buenos para los escándalos, para los actos de corrupción y para la impunidad.

Es cierto, el gobierno actual no debería terminar a como está terminando; porque simple y sencillamente quien llevó el timón, vino precedido de una preparación, talento, fama pública y demás que contrastó con los funcionarios que le acompañaron, pues tuvo que salir muchas veces a corregirles la plana; a disculparlos por aquello de la curva del aprendizaje y al final, nunca aprendieron y ahora ya se van, dejando un vacío que se está rebozando de indignación, rabia y coraje. Nos engañaron y engañaron a quien les dio toda su confianza; salieron puques, dijera el clásico.

Está Tabasco en los primeros lugares de todo lo malo; de lo que nadie quiere; de lo que todos aborrecen; ah, pero eso sí, podemos presumir los últimos lugares en los que todos queremos estar bien; sentirnos orgullosos y contentos. Fuimos buenos, para todo lo malo y malos, para todo lo bueno, ¿eso queríamos?; “así se engaña a la vieja araña, comiendo caña por la montaña”, dijera el cántico con el que jugábamos cuando éramos pequeños. Rosario de culpas, pero también deslinde de responsabilidades; ¿Quién resarcirá los daños? ¿borrón y cuenta nueva? ¿aquí no ha pasado nada? ¿fueron y son percepciones? ¿hay culpables? ¿perdón y olvido? ¿corrupción e impunidad o impunidad, ante la corrupción? Total, el pueblo aguanta esto y más.

 

Y Para Usted También**No pierda usted de vista a Máximo Moscoso Pintado, tabasqueño muy ligado a Alfonso Durazo, próximo Secretario de Seguridad Pública, con el Presidente Andrés Manuel López Obrador**El diputado local de Morena, Rafael Elías Sánchez Cabrales, sostuvo que Rosalinda López Hernández es una persona capaz y bien intencionada que haría un buen trabajo al frente del Servicio de Administración Tributaria (SAT), independientemente de ser para ese momento esposa de un gobernador y hermana de otro**afirmó que a ella sí la conoce y podría implementar programas para que los empresarios paguen impuestos con el mismo rigor que los trabajadores asalariados, además de reducir la evasión fiscal**La LXIII Legislatura avaló modificar la Constitución Política del Estado, para establecer que el titular del Poder Ejecutivo acuda ante el Pleno del Congreso a rendir su Informe de Labores**se establece que al presentar su Informe, el Gobernador dirija al Pleno un mensaje relativo a una síntesis del Informe que presenta, seguidamente, el Presidente del Congreso dará acuse de recibido y seguidamente, cada fracción parlamentaria hará un posicionamiento sobre el mensaje presentado por el titular del Poder Ejecutivo; al término de las intervenciones, el Gobernador podrá hacer uso de su derecho de contrarréplica**buen fin de semana**hasta el lunes Dios mediante.